Pollo con salsa de la abuela: un placer de la cocina tradicional

Compartir, repartir

En el mundo de la gastronomía existen recetas que tienen el poder de transportarnos a momentos especiales y ofrecernos el confort de la comida casera. El “Pollo con Salsa de la Abuela” es una de esas delicias que evoca recuerdos de la cocina de nuestras abuelas y nos brinda un sabor auténtico y reconfortante. En este artículo te invitamos a descubrir la historia detrás de esta receta, los ingredientes necesarios, los pasos detallados para prepararla y cómo evitar errores comunes que pueden ocurrir durante el proceso.

Historia y orígenes del pollo con salsa de la abuela

El “Pollo con Salsa de la Abuela” es una preparación que se ha transmitido de generación en generación en muchas familias. Su origen se encuentra en la cocina tradicional de diferentes países, donde las abuelas cocinaban con amor y sabiduría, creando platos que se han convertido en auténticos tesoros culinarios.

Esta receta se caracteriza por combinar ingredientes sencillos pero sabrosos, creando una deliciosa salsa que realza el sabor del pollo. Con el paso de los años, se ha convertido en un clásico de la cocina casera y es apreciado en muchas culturas.

Herramientas y tiempo de preparación.

Herramientas necesarias

Antes de comenzar a preparar tu Pollo con Salsa de la Abuela, asegúrate de tener a la mano las siguientes herramientas:

  • Cazuela o sarten grande
  • Cuchillo afilado
  • Mortero y maja (opcional)
  • Espátula
  • Tabla de cortar
  • Toallas de papel (para secar el pollo)
  • Cucharas y tenedores para servir

Número de personas y tiempo de cocción.

Esta receta está diseñada para servir a 4 personas y el tiempo total de preparación y cocción es de 1 hora aproximadamente. Esta es una opción perfecta para una reconfortante comida familiar.

Ingredientes y posibles sustituciones

Los ingredientes principales

Asegúrate de tener estos ingredientes en tu lista de compras:

  • 1 pollo picado
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 vaso de vino blanco
  • Una pizca de canela en rama (del tamaño de un garbanzo)
  • dos dientes
  • 10 g de granos de pimienta
  • 10 almendras picadas
  • Sal y pimienta molida al gusto
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva

Posibles reemplazos

Si quieres personalizar tu receta de Pollo con Salsa de la Abuela, aquí tienes algunas posibles sustituciones:

  • Puedes sustituir el pollo por muslos de pollo si prefieres esta parte del ave.
  • Si no eres fanático del vino blanco, puedes utilizar caldo de pollo o agua como sustituto.

Pasos de preparación detallados

Ahora que tenemos todos los ingredientes y herramientas listos, sigamos estos pasos para crear un delicioso pollo con salsa de la abuela:

Paso 1: prepara el pollo

  1. Comienza cortando el pollo en trozos más pequeños y manejables. Luego sazone con sal y pimienta al gusto.

Paso 2: agrega el ajo

  1. Corta la cabeza de ajo por la mitad y coloca la mitad de los dientes de ajo dentro de los trozos de pollo. Esto le dará al pollo un sabor delicioso. Si no eres fanático del ajo, puedes saltarte este paso.

Paso 3: freír la cebolla

  1. En una cacerola grande calentar un poco de aceite de oliva y sofreír la cebolla cortada en trozos grandes hasta que esté dorada. A continuación, retira la cebolla de la sartén y reserva.

Paso 4: dorar el pollo

  1. En la misma sartén añade un poco de aceite si es necesario y dora los trozos de pollo hasta que estén dorados por todos lados.

Paso 5: agregue los ingredientes

  1. Añadimos el vino blanco, un poco de agua, la ramita de canela, los clavos y los granos de pimienta. Cocine a fuego lento durante unos 30 minutos o hasta que el pollo esté tierno y la salsa se haya espesado.

Paso 6: prepara el aderezo

  1. Antes de servir, puedes preparar un aderezo especial. Machacar en un mortero el resto de los ajos fritos, los trozos de cebolla reservados y las almendras picadas. Luego agrega esta mezcla a la salsa y revuelve bien.

Errores comunes a evitar

Aunque esta receta es relativamente sencilla, aquí hay algunos errores comunes que debes evitar para obtener el mejor resultado:

Error 1: exceso de aceite

Evite agregar demasiado aceite al freír cebolla o dorar pollo. Demasiado aceite puede hacer que el plato quede demasiado grasoso.

Error 2: cocinar el pollo demasiado rápido

Cocinar el pollo a fuego alto demasiado rápido puede hacer que la carne quede dura en lugar de tierna. Es importante cocinarlo a fuego lento para que quede jugoso y sabroso.

Error 3: no controlar la cocción

Recuerde revisar el pollo mientras se cocina para evitar que se cocine demasiado. La clave es cocinar hasta que estén tiernos pero no secos.

Error 4: saltarse el paso de vestirse

La vinagreta final de ajo, cebolla y almendras es un toque especial que realza el sabor del plato. No te saltes este paso.

Preguntas frecuentes sobre el pollo en salsa de la abuela

1: ¿Puedo congelar las sobras de pollo en la salsa de la abuela?

Sí, puedes congelar las sobras en un recipiente hermético y disfrutarlas más tarde. Asegúrese de descongelar completamente antes de recalentar y servir.

2: ¿Qué guarniciones van bien con esta receta?

El Pollo en Salsa de la Abuela combina perfectamente con arroz, puré de papas o pan fresco para mojar en la deliciosa salsa.

3: ¿Puedo ajustar la cantidad de especias según mis preferencias?

Por supuesto, si prefieres un sabor más suave o intenso, puedes ajustar la cantidad de canela y pimienta según tus preferencias personales.

4: ¿Puedo hacer esta receta sin vino blanco?

Si no quieres utilizar vino blanco, puedes sustituirlo por caldo de pollo o simplemente agua. El sabor será ligeramente diferente, pero seguirá siendo delicioso.

5: ¿Cuál es la mejor forma de almacenar las sobras?

Si te sobra pollo con salsa de la abuela, guárdalo en un recipiente hermético en el refrigerador hasta por tres días para mantener su frescura y sabor.

conclusión

Pollo con Salsa de la Abuela es una receta que combina la sencillez de los ingredientes con la riqueza de los sabores. Es un plato reconfortante que puede convertirse en uno de los favoritos en tu hogar. Sigue los pasos detallados, evita errores comunes y disfruta de esta delicia culinaria que rinde homenaje a la tradición y el amor que nuestras abuelas ponían a la cocina. ¡Buen provecho!

Leave a Comment